Estos son los problemas y roturas de los teclados de portátiles más comunes

Teclados de portátiles

Los ordenadores se han convertido en una de las herramientas más útiles para desempeñar numerosas funciones laborales. En prácticamente la totalidad de trabajos, se convierten en un elemento fundamental y sin él, existe la imposibilidad de trabajar. Hablar de un ordenador, es hacerlo de todos los componentes que contiene, siendo el teclado y el ratón los más conocidos. Estos, pueden sufrir debido al uso diferentes problemas o roturas, pero gracias a esta variedad de accesorios, tenemos la posibilidad de revertir el problema ágilmente. En este artículo desvelamos cuáles son los imprevistos más comunes que puede haber para teclados y ordenadores de portátiles.

En los teclados, un problema muy común es la rotura de alguna de las teclas

9:00 de la mañana, llegamos a la oficina y con ello, encendemos el ordenador, tecleamos nuestra contraseña en el portátil y hacemos clic con el ratón. Desde el primer momento, estamos utilizando este tipo de accesorios para trabajar, por lo que el uso que le damos es muy habitual. Dependiendo del tipo de trabajo, en el caso del teclado realizamos una infinidad de pulsaciones en las teclas que pueden derivar en la rotura de alguna de las teclas.

Por otro lado, si nuestro teclado es de cable porque queremos tener dos teclados por el motivo que sea, lo que puede pasar es que haya problemas con ello. Lo más popular es que con el uso termine por dejar de funcionar al pelarse en exceso, pero también puede haber un problema relacionado con la rotura del cable al estirar por accidente.

Por otra parte, encontramos la obsolescencia de los componentes electrónicos y los teclados no son una excepción. Con el tiempo y el uso, suele ocurrir que los teclados dejen de funcionar, independientemente de la marca. En estos casos, lo más eficaz es que lo sustituyamos por otro teclado nuevo.

Los teclados son componentes del ordenador portátil que necesitan limpieza. Debemos hacerlo suavemente con la ayuda de ciertos artículos que incidan en los recovecos que haya entre las teclas. Sin embargo, con ello tenemos la posibilidad de que nos salte alguna de las teclas y con ello, se impida que el teclado sea de utilidad.

Continuando con este tipo de accidentes, en nuestra mesa de oficina comemos y bebemos mientras trabajamos. Es más fácil de lo que parece que se acumulen ciertas migas de tostadas o galletas que provoquen que estropeen el teclado. En el caso de las bebidas, el desastre puede ser aún mayor, puesto que si bebemos algún refresco azucarado, una limonada u otro que contenga azúcar, implicará que se pegue en las teclas, cree suciedad y termine por inutilizar el componente. A pesar de que la limpieza sea extensa, en estos casos es imposible que todo vuelva a como era antes.

Estas son algunas de las complicaciones más comunes que puede haber en torno a los teclados para portátiles. Como indicamos, lo más inteligente es recurrir al reemplazo del teclado por uno nuevo, para así tiene la posibilidad de seguir trabajando sin problema. Eso sí, si tenemos alguno de estos accidentes, vigilaremos el hecho de tener más cuidado con el teclado nuevo para que no se estropee de nuevo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: