¿Qué tan malo es plancharse el pelo? 6 errores frecuentes que quizá desconoces

Eroores comunes al plancharse el pelo

7 de cada 10 mujeres usa plancha para el cabello. Al tener este equipo de belleza en casa, las probabilidades de darse un retoque diario aumentan, pero ¿qué tan malo es plancharse el pelo?

Alrededor de esta práctica se han creado numerosas opiniones, que si plancharse el pelo es malo para el cerebro o que causa debilidad de la cutícula capilar.

Muchas teorías se inclinan al daño que pudiese resultar por el uso excesivo. Y es que, en la búsqueda de un alisado digno de una modelo, hay errores que se pasan por alto, ¿los conoces? Los mencionamos a continuación.

Errores comunes al plancharse el pelo

Hoy en día, hay muchos tipos de planchas para el cabello. De cerámicas, al vapor, de titanio, de calor infrarrojos, queratina, y hasta de tamaño viajero.

 Cada una de ellas tiene su propio beneficio, sin embargo, abusar de esta herramienta puede ser un problema. Y sin importar lo mucho que quieras una cabellera lisa, es mejor que consideres estos errores:

Ondas, rizos, efecto natural… muchas funciones y poca resistencia 

En la actualidad, los métodos de belleza han desarrollado distintas formas de utilizar la plancha de cabello. Así, ya es común usarla no solo para alisar, también con distintas técnicas puedes lograr ondas y rizos con efecto natural.

Muchas veces se combina con otros productos (cremas, protectores, acondicionadores, aceites, entre otros) siendo cada vez más utilizada para cualquier ocasión.

El problema aquí está en que al poder utilizarla para tantas funciones, se puede generar un uso excesivo. Eso precisamente es lo que le traerá debilidad al cabello, provocando así que se genere caída o pérdida de gran parte de él.

La plancha no es un secador

Un error, más común de lo que piensas, es la humedad en el cabello. Elimina la idea de que la plancha también funciona como secador, porque no es así. 

Debes usarla después de haber realizado un secado natural o artificial en el cabello. De lo contrario, causará daños significativos a largo plazo.

Además, es mejor planchar tu melena totalmente seca porque tendrás un acabado más sedoso.

Así de golpe, sin hidratación 

A esta lista se suma una mala hidratación; el planchado es un método que hace uso del calor directamente con las hebras de pelo, por lo cual va a causar sequedad y pérdidas de sus aceites naturales. 

Entonces, siempre debes hidratar tu cabello después de usar la plancha para contrarrestar esos efectos negativos, pueden ser cremas o mascarillas hidratantes, aceites o acondicionadores.

No tener límites 

Quedarse en el mismo mechón, pasando la plancha muchas veces, solo para «alisarlo mejor» es contradictorio y uno de los errores más grandes.

Se piensa que al hacer eso, el cabello quedará más liso o que va a durar más, pero no funciona de esa manera. De hecho, esa acción solo hace que las hebras de pelo se debiliten o, peor aún, que se quemen.

¡Y no querrás eso para tu cabellera! Así que toma en cuenta que solo es necesario una o dos veces, y en cabellos rizados un poco más, sin embargo, ten tus límites.

Olvidarse del protector de calor 

Adicionalmente, olvidar el protector de calor es un error que se suele pasar por alto. Siempre utiliza productos que lo contengan (champú, aceites, entre otros).

La intención aquí es proteger el cabello al momento de plancharlo y minimizar todo lo posible la sequedad que conlleva esta acción

No limpiar la plancha

Muchas veces se olvida limpiar la plancha, y esto resulta muy importante. Como a toda herramienta de trabajo, hay que darle su mantenimiento.

Sin que se note, la plancha gradualmente acumula minúsculas partículas de suciedad, residuos y grasa de los productos capilares que se han aplicado al cabello. Entonces, de no limpiarla, estos mismos componentes le podrían quitar brillo a tu planchado una vez acabado.

Muy importante: debes limpiar tu herramienta cuando esté fría y desconectada. Y tan solo es necesario pasar una toalla humectada con vinagre y esto quitará la suciedad. Aun así, nunca olvides revisar su manual de instrucciones en el área de cuidado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: